miércoles, 30 de enero de 2008

Qué es la Cuaresma

La Cuaresma es el tiempo litúrgico de conversión, que marca la Iglesia para prepararnos a la gran fiesta de la Pascua. Es tiempo para arrepentirnos de nuestros pecados y de cambiar algo de nosotros para ser mejores y poder vivir más cerca de Cristo.

La Cuaresma dura 40 días; comienza el Miércoles de Ceniza y termina antes de la Misa de la Cena del Señor del Jueves Santo. A lo largo de este tiempo, sobre todo en la liturgia del domingo, hacemos un esfuerzo por recuperar el ritmo y estilo de verdaderos creyentes que debemos vivir como hijos de Dios.

El color litúrgico de este tiempo es el morado que significa luto y penitencia. Es un tiempo de reflexión, de penitencia, de conversión espiritual; tiempo de preparación al misterio pascual.

En la Cuaresma, Cristo nos invita a cambiar de vida. La Iglesia nos invita a vivir la Cuaresma como un camino hacia Jesucristo, escuchando la Palabra de Dios, orando, compartiendo con el prójimo y haciendo obras buenas. Nos invita a vivir una serie de actitudes cristianas que nos ayudan a parecernos más a Jesucristo, ya que por acción de nuestro pecado, nos alejamos más de Dios.

Por ello, la Cuaresma es el tiempo del perdón y de la reconciliación fraterna. Cada día, durante toda la vida, hemos de arrojar de nuestros corazones el odio, el rencor, la envidia, los celos que se oponen a nuestro amor a Dios y a los hermanos. En Cuaresma, aprendemos a conocer y apreciar la Cruz de Jesús. Con esto aprendemos también a tomar nuestra cruz con alegría para alcanzar la gloria de la resurrección.

40 días

La duración de la Cuaresma está basada en el símbolo del número cuarenta en la Biblia. En ésta, se habla de los cuarenta días del diluvio, de los cuarenta años de la marcha del pueblo judío por el desierto, de los cuarenta días de Moisés y de Elías en la montaña, de los cuarenta días que pasó Jesús en el desierto antes de comenzar su vida pública, de los 400 años que duró la estancia de los judíos en Egipto.

En la Biblia, el número cuatro simboliza el universo material, seguido de ceros significa el tiempo de nuestra vida en la tierra, seguido de pruebas y dificultades.

La práctica de la Cuaresma data desde el siglo IV, cuando se da la tendencia a constituirla en tiempo de penitencia y de renovación para toda la Iglesia, con la práctica del ayuno y de la abstinencia. Conservada con bastante vigor, al menos en un principio, en las iglesias de oriente, la práctica penitencial de la Cuaresma ha sido cada vez más aligerada en occidente, pero debe observarse un espíritu penitencial y de conversión.

martes, 15 de enero de 2008

SEMANA DE ORACION POR LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS








15-Enero-2008 -- Servicio Informativo del Vaticano








CIUDAD DEL VATICANO, 15 ENE 2008 (VIS).-El próximo viernes comienza la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, que tradicionalmente se celebra del 18 al 25 de enero.
El tema elegido para 2008 es: "No ceséis de orar (1 Tes 5,17)". Los textos han sido preparados conjuntamente por el Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos y la Comisión Fe y Constitución del Consejo Mundial de Iglesias.







Cada día de esta semana tendrá un tema distinto:

18 de enero: "Orad siempre. "No ceséis de orar (1 Tes 5,17)".
19 de enero: "Orad siempre, no tengáis confianza más que en Dios. "Manteneos en constante acción de gracias (1 Tes 5,18)".
20 de enero: "Orad sin cesar por la conversión de los corazones. "Animad a los tímidos y sostened a los débiles (1 Tes 5,14)".
21 de enero: "Orad sin cesar por la justicia. "Mirad que nadie devuelva mal por mal; al contrario, buscad siempre haceros el bien los unos a los otros y a todos (1 Tes 5,15)".
22 de enero: "Orad sin cesar con un corazón paciente. "Tened paciencia con todos (1 Tes 5,14)".
23 de enero: "Orad siempre para obtener la gracia de colaborar con Dios. "Estad siempre alegres. No ceséis de orar (1 Tes 5,16)".
24 de enero: "Orad porque tenemos necesidad. "Sostened a los débiles (1 Tes 5,14)".
25 de enero: "Orad siempre para que sean uno. "Que la paz reine entre vosotros (1 Tes 5,13b)".







Aunque la fecha tradicional para la celebración de esta semana de oración es el mes de enero, sin embargo, en el hemisferio sur -al ser tiempo de vacaciones- las Iglesias buscan a veces otros días. Por ejemplo, alrededor de Pentecostés, que también es una fecha simbólica para la unidad de la Iglesia, y que había sido sugerida por el movimiento Fe y Constitución en 1926.
El viernes 25 de enero, fiesta de la Conversión de San Pablo Apóstol, Benedicto XVI presidirá a las 17,30 en la basílica de San Pablo Extramuros la celebración de las Vísperas, con la que clausurará la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos.

jueves, 10 de enero de 2008

Pronto beatificarían a los padres de Santa Teresita de Lisieux



Lee y escucha la noticia clickea aqui: Beatificación de los Padres de Santa Teresita del Niño Jesús



"A Mayor Gloriam Dei"

Fuente: ACIprensa.com

El Papa reitera llamado para defender a la Familia





VATICANO, 10 Ene. 08 / 10:33 am (ACI).- Durante el tradicional encuentro sostenido cada año con las autoridades políticas de la ciudad de Roma y de la región italiana del Lazio, el Papa Benedicto XVI reiteró la necesidad de promover y defender a la familia como la unión entre un hombre y una mujer.
Luego de expresar los "profundos vínculos" afectivos e históricos que unen a la Ciudad de Roma y la Región del Lazio con el pontificado, el Santo Padre agradeció el apoyo que las autoridades políticas de la región prestan a las numerosas iniciativas –incluso parroquiales y de movimientos católicos– dirigidas a promover la formación de los niños y jóvenes y fortalecer a las familias.
"Parece en efecto cada vez más difícil proponer de manera convincente a las nuevas generaciones certezas y criterios sólidos sobre los cuales construir la propia vida", dijo el Papa; y agregó que "esto lo saben bien los padres y los profesores, que también por ello se ven frecuentemente tentados a abdicar de sus propios deberes educativos".

"Ellos mismos –prosiguió–, por otro lado, en el actual contexto social y cultural impregnado de relativismo e incluso de nihilismo, difícilmente logran encontrar puntos seguros de referencia, que los puedan sostener y guiar tanto en la misión de educadores como en toda su conducta de vida".
Benedicto XVI señaló luego que "el respeto y el apoyo a la familia fundada en el matrimonio tienen una importancia prioritaria. Desgraciadamente, vemos a diario qué insistentes y amenazadores son los ataques y las incomprensiones a esta fundamental realidad humana y social. Por eso, es más necesario que nunca que las administraciones públicas no apoyen estas tendencias negativas, sino al contrario, que ofrezcan a las familias un apoyo convencido y concreto, con la seguridad de trabajar así por el bien común".El Papa concluyó comentando otro ámbito de atención tanto para la Iglesia como para las administraciones públicas: los enfermos. Además de las "graves dificultades" existentes en el ámbito de la sanidad en la región del Lazio, "constatamos que la situación de las estructuras sanitarias católicas es a menudo dramática. Por eso, pido que no sean perjudicadas en la distribución de los recursos, pero no por un interés de la Iglesia, sino para no comprometer un servicio indispensable a nuestras poblaciones", concluyó.